La lista dorada de Carmen “Piña” Pozo:

De Judith a “Tataque”

Carmen Pozo fue atleta y voleibolista; estudió Comunicación Social; fue pionera del periodismo deportivo femenino; se consagró como especialista en las múltiples disciplinas deportivas que se practican en Bolivia; es voz y espejo tanto de los deportistas amateur como de los de élite. En síntesis, es una “Super Poderosa” que no duda ni escatima al momento de referirse a los mejores.

Carmen “Piña” Pozo –inquieta y emprendedora– nació y creció en el seno de un hogar impregnado de deporte. Su padre, Enrique Pozo, formó parte del equipo de oro del baloncesto paceño: el invencible Ingavi de Rodolfo Aliaga, Edgar Pozo, Guido Meruvia y Enrique Rodríguez, entre otros deportistas de lujo que lograron quince campeonatos consecutivos a nivel local y diez torneos nacionales. Su madre, Dolly Ríos, llegó a formar parte de la Selección Bolivia, jugándose el todo por el todo en las canchas del voleibol femenino de las décadas de los sesentas, setentas y ochentas.

 “En mi casa todo giraba en torno al deporte, mis hermanos siguieron la tradición practicando básquet en el Ingavi y todos crecimos en las canchas”, recuerda nuestra entrevistada. A continuación, evoca su paso por el atletismo, disciplina que practicó por aproximadamente quince años, desde que tenía diez, y que se convirtió en una actividad fundamental durante su niñez y adolescencia.

Terminado el ciclo en las pistas, fueron las canchas de vóley las que la acogieron durante su vida universitaria. “Me dediqué al vóley en Chaco Petrolero de La Paz y, posteriormente, en la Universidad Católica Boliviana. Gracias a este deporte, obtuve la beca que me permitió estudiar la carrera de Ciencias de la Comunicación Social”.

Surgió así una armónica combinación entre el conocimiento teórico y práctico, y el arte de saber comunicar lo que se genera al interior del ámbito deportivo; y la posibilidad de dar rienda suelta a una carrera cimentada desde y para esta temática. “Lo que mejor sé hacer, es hablar de deporte, y más aún del amateur”.

Mujer al poder

La comunicadora social inició su actividad profesional de la mano de un grupo de jóvenes mujeres que incursionaron en el periodismo deportivo; la mayoría fue disertando en el camino. Y relata “Piña”: “Quien me formó en cancha fue el periodista Oscar Dorado, y comencé haciendo sobre todo fútbol en ‘Más deporte’ y ‘Deporte Total’. Allí tuve la oportunidad de cubrir torneos importantes como Copa Libertadores y el Mundial del ‘94, pero –como era mujer y prácticamente la única–, mis colegas me decían que yo no sabía de fútbol y me sugerían que fuera a cubrir otros deportes… Así empecé a dedicarme a todo lo que no era fútbol, hasta hacerme especialista en las otras disciplinas deportivas, apoyando siempre al deporte amateur. Viniendo de una familia de deportistas y habiendo sido deportista por años, hoy disfruto plenamente de mi actividad, y tengo la fortuna de conocer a los grandes representantes bolivianos de antes y de ahora”. 

En Red Uno y junto a Fernando “Turco” Berdeja, Carmen Pozo desarrolló una experiencia profesional importante para su carrera. Al equipo se sumó la esposa del periodista deportivo, Zdenscka Bacarreza, quien formó una explosiva mancuerna con la ex atleta en la cobertura de episodios relativos a diferentes disciplinas. “La pasábamos muy bien haciendo notas entretenidas y bloopers, por lo que Turco nos bautizó como ‘Las Super Locas’ y después ‘Las Super Poderosas’”.

Más tarde, fue el periodista y productor Perico Pérez (+) quien hizo posible que la original dupla pudiera reflejar su trabajo desde RTP, a través de un programa denominado, precisamente, “Las Super Poderosas”. El espacio de una hora se difundía todos los domingos y brindaba cobertura a todas las disciplinas deportivas y a sus protagonistas, fueran niños, jóvenes, adultos o personas de la tercera edad que se iniciaban, competían, perdían o ganaban. “Nuestra intención era apoyar a absolutamente todos los deportistas; por eso el programa pegó muy bien”.

Así se dio sentido y forma al primer y único programa deportivo conducido por mujeres y dedicado al gran abanico de disciplinas deportivas practicadas en el país, excluyendo al fútbol.

Los grandes hitos de esta poderosa experiencia se vieron reflejados en la cobertura de cuatro instancias de competencia internacional: Juegos Bolivarianos, Juegos Sudamericanos, Juegos Panamericanos y Juegos Olímpicos (Atlanta 1996, Londres 2012 y Río 2016). “En Tokyo se nos iba a cumplir el cuarto Juego Olímpico. No pudo ser debido a la emergencia sanitaria, pero es un sueño que pensamos cumplir el 2021”, confiesa la experta.

De la pantalla chica a las páginas impresas

Los logros suelen estar acompañados de sacrificio, y el caso de Carmen Pozo no fue la excepción. “Nunca vivimos del programa, por lo que siempre tuvimos que realizar trabajos paralelos”. De la permanente búsqueda de alternativas para progresar, nació la escuela de fútbol femenino y la revista multideportiva “Las Super Poderosas”, en cuyas páginas se reflejaría el material televisivo, a partir de un primer número dedicado a los Juegos Panamericanos de Panamá (2015) y trabajado junto a sus compañeros de staff: Zdenscka Bacarreza y Marcelo Iturriaga.

“No es fácil mantener una revista mensual que es gratuita porque necesitas apoyo para cubrir por lo menos su costo de producción y los impuestos. Pese a ello, ya hemos pasado el número 50 y, con ayuda de nuestras redes sociales, hemos dado espacio a las más de ochenta disciplinas que se practican en el país, siendo la voz de los sin voz y haciendo visible el trabajo, las necesidades, preocupaciones y logros de nuestros deportistas de élite que no son muchos en el país y que tanto apoyo necesitan”.

La lista dorada de “Piña” Pozo

Ante la pregunta “¿quiénes son y/o fueron los deportistas que más lejos llegaron en Bolivia?”, la periodista no tarda en establecer una lista de catorce bolivianos campeones que destacan o descollaron en diferentes disciplinas, y nos invita a realizar un viaje –fascinante y alocado– a través del tiempo y el espacio:

Básquetbol

Judith Quiñones fue, sin duda, un referente del baloncesto nacional y pieza fundamental de la Selección boliviana que brilló en los Juegos Deportivos Bolivarianos de 1977 y en los Juegos Sudamericanos “Cruz del Sur” de 1978, en los cuales Bolivia –en calidad de anfitrión– tuvo una participación histórica, quedando tercero en el medallero general.

Atletismo

Johnny Pérez, fondista consagrado, obtuvo tres medallas doradas en los Juegos “Cruz del Sur” de 1978 y dos plateadas en el Sudamericano del mismo año. Conquistó una doble presea de plata en los Juegos Bolivarianos de 1981 y, por si fuera poco, batió seis récords nacionales en pruebas de fondo, de los cuales tres continúan vigentes en el país.

Geovana Irusta es la deportista que abrió el camino para la práctica de la marcha atlética en Bolivia. Fue Campeona Iberoamericana en el 2002;  obtuvo Medalla de Bronce en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo (2003); fue Campeona de la Copa Sudamericana de Marcha en 2004; obtuvo Medalla de Oro en los Juegos Bolivarianos realizados en Colombia (2005); y obtuvo un primer puesto en el Campeonato Sudamericano de 2006.

Ángela Castro es una deportista en actividad que actualmente posee el récord nacional boliviano en marcha femenina de 20 kilómetros, tras haber logrado medallas para Bolivia, tanto a nivel bolivariano (Medalla de Bronce) como sudamericano (Medalla de Plata). En los Juegos Olímpicos de Río (2006), su actuación le dio un lugar en el Top 11 de la prueba de los 20 kilómetros.

Natación

Karen Tórrez es una nadadora olímpica en actividad que llegó a los Juegos Olímpicos de Londres (2012) como abanderada nacional. Más tarde, clasificó a Río 2016, conquista inédita en la historia de la natación boliviana. El mismo año, consiguió Medalla de Bronce en el Torneo Sudamericano Absoluto de Natación en Paraguay y, un año después, ganó Medalla de Oro en los Juegos Bolivarianos de 2017. En los Juegos Sudamericanos de 2018, celebrados en Cochabamba, la joven deportista sumó tres medallas en las pruebas de 100 metros mariposa, 100 metros libre y 50 metros libre.

Ráquetbol

Actualmente Bolivia figura en el mapa del ráquetbol mundial, de la mano de grandes y dignos representantes:

Los hermanos Ronald y Carlos Keller, oriundos de Santa Cruz, poseen un nivel deportivo altamente destacado, mismo que se puso en evidencia desde el Campeonato Mundial de 2012, los Juegos Bolivarianos de 2013 y el Panamericano de 2014. En 2019 se reafirmaron como deportistas históricos al conquistar la Medalla de Oro en los Juegos Panamericanos de Lima (ráquetbol equipos).

El chuquisaqueño Conrrado Moscoso es considerado el mejor raquetbolista del país y está rankeado como el séptimo a nivel mundial. Obtuvo el primer puesto en singles Sub-18 en el Campeonato Mundial Júnior de 2013; en el 2014 obtuvo el segundo puesto a nivel mundial; y en 2015 consiguió el tercer puesto a nivel panamericano. Más tarde, en el 2019, obtuvo Medalla de Oro en los Juegos Panamericanos de Lima (ráquetbol equipos) y Medalla de Bronce en singles.

La cochabambina Yasmine Sabja forma parte del selecto grupo de deportistas de oro y es considerada la mejor raquetbolista de Bolivia. Logró Medalla de Oro a nivel mundial (dobles femenino). Ganó también dos Medallas de Plata en los Juegos Sudamericanos de 2018 y tuvo una destacada actuación en el Campeonato Panamericano desarrollado en Colombia el 2019.

Tenis

El beniano Hugo Dellien logró alcanzar el puesto 2 del Ranking Junior ITF antes de pasar al profesionalismo. Su mejor ranking individual es el Nº 72, logrado en enero del 2020. Es un Medallista Bolivariano con proyección.

Deportes de motor

Marcos Bulacia Jr. es un joven piloto cruceño que heredó la habilidad de su padre, el experimentado piloto de Dakar, Marco Bulacia. Actualmente está escribiendo capítulos importantes en la historia del automovilismo nacional y, con apenas 19 años, ha acumulado 6 campeonatos nacionales y 7 departamentales. Es el Campeón más joven de la historia de Bolivia y el primer piloto en competir en el Mundial FIA WRC2. Recientemente logró el Subcampeonato mundial de la temporada 2020 del WRC3 que controla la Federación Internacional de Automovilismo (FIA).

Daniel Nosiglia es el corredor más joven de la afamada dinastía Nosiglia. El especialista en motocross, enduro y rally estuvo a punto de quedar ubicado dentro del Top 10 del Dakar Sudamericano en motociclismo, y registró una participación en ascenso en las carreras de esa competición en sus versiones 2017, 2018 y 2019. Grandes son las expectativas que genera este joven deportista, de cara a la edición 43 de la carrera Rally más peligrosa del mundo, programada para enero de 2021 en Arabia Saudita.

Voleibol

Marilyn Triantáfilo es considerada, a la fecha, la mejor jugadora de voleibol del país; fue Campeona con la Selección cochabambina y con el Seleccionado boliviano en diversas ocasiones. Destacó ampliamente en el Torneo Mundial de Voley que se disputó en Sao Paulo, Brasil, en 1977 y en el equipo femenino que se lució en los memorables Juegos Sudamericanos “Cruz del Sur” del ’78.

Lucha libre / box

La última parada de este viaje a bordo del conocimiento de “Piña” Pozo, se llama Wálter “Tataque” Quisbert: Una popular figura deportiva que coleccionó distintos logros en su carrera profesional como basquetbolista dedicado, boxeador y luchador. Fue Campeón Sudamericano de boxeo (Brasil, 1980) y Campeón Mundial de lucha libre (Panamá, 1990). Sin embargo, su hazaña más recordada se dio en el marco de los Juegos Bolivarianos de 1977, realizados en Bolivia, donde en un Coliseo “Julio Borelli” a reventar, el “gigante con corazón de niño” se consagró como héroe del ring al vencer, en la final de finales, al venezolano Ángel Castro. Una dorada para Bolivia en la categoría de box, fue el legado inmortal que el hombre más alto de Bolivia (2 metros, 25 centímetros), dejó a sus cientos de seguidores.

Expertos 5.  BOLIVIANOS CAMPEONES

La Paz – Bolivia.

Beatriz Villa-Gómez C. – NEOCOM S.R.L.

Compartir