Beto Acosta le pone nombre y rostro al orgullo boliviano:

Conrrado Moscoso, Hugo Dellien, Mario Martínez, Marquito Bulacia, Geovana Irusta, Katerine Moreno y Karen Tórrez

Habiendo nacido en el seno de una escuela de radiodifusión y al frente del portal especializado en deporte boliviano Late.com.bo, Roberto “Beto” Acosta se refiere a los estandartes de la historia deportiva del país y reflexiona sobre la realidad del deportista de élite, quien usualmente se estanca en el camino rumbo al éxito, por falta de apoyo.

Roberto Acosta Echavarría es Licenciado en Ingeniería de Sistemas y titulado en Periodismo Deportivo por el Instituto Crónica de Buenos Aires, Argentina. Dirige el portal Late.com.bo, medio digital especializado en deporte boliviano. Adicionalmente, se desempeña como comentarista deportivo en la estación de radio que fundaran su abuelo y tío abuelo, Remberto y Grover Echavarría hace 57 años. “Además soy twittero compulsivo”, confesó en una entrevista para el periódico El Diario (2018), refiriéndose a la red social que le permite expresarse de la mejor manera en relación a su gran pasión: el acontecer futbolero.

Si bien la carrera de Roberto “Beto” Acosta es todavía corta, está cimentada en conocimiento, momentos clave e hitos inolvidables de los cuales ha sabido nutrirse, y que le permitieron ganarse un lugar y un prestigio en el medio, en la búsqueda tanto de la superación personal como de la profesional.

El histórico día en que Bolivia le ganó a Brasil en el Hernando Siles (1993), marcó un antes y un después en la vida del entonces niño de once años; y aquel día clave en el que, de la mano de su abuelo, se trasladó a la ciudad de Santa Cruz para presenciar las finales del Juventudes de América, pudo vislumbrar un futuro relacionado a la actividad periodística, misma que fue el motor de sus antecesores.

Su primera cobertura internacional, donde Bolivia se enfrentaba a Uruguay en Montevideo (2009), y la cobertura de la Copa del Mundo en Brasil (2014), fueron dos hitos profesionales que fortalecieron la carrera de nuestro entrevistado, mismo que, además, disfruta a plenitud del estudio, la contemplación y la cobertura de otras disciplinas deportivas. “Desde chico me he sentido muy atraído por los partidos de tenis; me iba con mi papá al Club Tenis a ver los torneos y me quedaba todo el día siguiendo a detalle los partidos… Así me hice amigo de María Fernanda Álvarez (jugadora cruceña con varios títulos de la Federación Internacional de Tenis), Hugo Dellien, los hermanos Zeballos y Mauricio Doria Medina (referente cochabambino en la Copa Davis y Medalla de Plata en los Juegos Sudamericanos de 2006) en su época de juniors. En Argentina le agarré mucho cariño al rugby, al básquet y al vóley”, cuenta con entusiasmo.

Momentos que dejan huella

Un hito tan inesperado como fundamental en la vida de Beto Acosta fue haber estado en los Juegos Olímpicos de Río (2016). “La cobertura de los Juegos Olímpicos me ha cambiado completamente el panorama de lo que significa el deporte en la sociedad. Me ha impactado la mega estructura organizativa de este evento y, sobre todo, me marcó el hecho de encontrarme con los chicos de Bolivia y comprender lo que significa para nuestros deportistas el sitio olímpico, el esfuerzo que tienen que hacer para llegar y cómo les cuesta el doble o el triple de trabajo…”.

Al respecto, el periodista evoca un suceso que tocó sus fibras más profundas: “Recuerdo muy bien una nota con el especialista en marcha atlética de 50 kilómetros (una de las pruebas más duras del atletismo), Ronald Quispe. En Río, nuestro compatriota terminó la prueba; no se metió entre los primeros lugares (Nº 30 de 80 competidores), pero logró terminar la carrera después de cuatro años de ardua preparación y esfuerzo. Al llegar a la meta, en caliente, empezó a recordar muchas cosas: su familia, los momentos en los que le decían que era imposible llegar a estar allí y que se dedique a otra cosa, todo lo que tuvo que luchar para llegar a las Olimpiadas… Tuve el privilegio de acompañarlo en ese momento tan emotivo en el que cruzó la meta, nos abrazamos y nos pusimos a llorar… Fue muy fuerte”.

La serie de atletismo del cochabambino Bruno Rojas en los Olímpicos de Londres (2012) también fue un capítulo memorable para Roberto Acosta: “Nunca había pasado que un deportista logre estar en una final de los 100 metros –que es la prueba estrella del atletismo– y a nivel olímpico, y eso pasó con Bruno Rojas: El representante de Bolivia se metió a la final y creo que éste fue un suceso clave para poder darnos cuenta de lo que podemos lograr como bolivianos. Lamentablemente con Bruno pasó lo mismo que con muchos deportistas de élite: Después de los Juegos, se nos apagó. Tenía mucho potencial, pero el apoyo externo que necesitaba para seguir –del Estado y/o de la empresa privada–, no llega todavía”.

No menos importante y significativo fue acompañar a su compatriota Hugo Dellien en su debut en el Roland Garros de París, evento tenístico que se realizó en septiembre del 2019.

Orgullo boliviano

Acosta comparte con Rediez.com, un listado personal de los que considera son los mejores de la historia:

Conrrado Moscoso encabeza la lista por todo lo que ha logrado, por cómo ha sabido manejar su carrera desde Bolivia hasta convertirla en una trayectoria de talla mundial. “Sin duda, es uno de los principales deportistas de la historia de Bolivia”.

A continuación, aparece el deportista en actividad, Hugo Dellien, tenista beniano que llegó a jugar una qualy de Grand Slam y a enfrentar al número uno del mundo, Rafael Nadal. “Dellien quizá esté camino a ser el mejor tenista de la historia, aunque lo acompaña la sombra del estandarte histórico Mario Martínez, quien en su momento logró el mejor ranking (tres títulos ATP y Nº 34 del mundo en 1983, según la Federación Boliviana de Tenis – FBT), época en la cual los formatos y el tipo de circuito eran diferentes a los actuales. Por su parte, Martínez vio desplomarse su imagen en 2013, tras haber sido condenado en Florida, Estados Unidos, a diez años de cárcel por abuso sexual a una menor de edad. Por eso, considero que Hugo ha superado a Martínez como deportista ejemplar”.

En automovilismo, el experto destaca a Marquito Bulacia, un joven de veinte años que está corriendo en el World Rally Card 3 –que es la tercera división del World Rally– y que recientemente se consagró en Italia como Subcampeón Mundial de Rally (FIA WRC3 2020).

Pondera también a dos damas que se han perfilado como deportistas de élite: la marchista Geovana Irusta (campeona sudamericana e iberoamericana de la prueba de 20 kilómetros) y la nadadora Katerine Moreno, quien clasificó a cuatro Juegos Olímpicos y se consagró –a sus catorce años– como la deportista olímpica más joven de la historia de Bolivia.

Si bien Karen Tórrez ha logrado consolidar una carrera altamente destacada en natación, Acosta considera que también es el reflejo de un sistema en el que no se apoya ni fomenta el deporte, como lo hacen otros países de la región y del mundo. “La empresa privada es fundamental para cubrir las necesidades de los deportistas de élite que tienen verdaderas condiciones. Por su parte, el Ministerio de Deportes y el Gobierno deben generar las políticas públicas necesarias para asegurar que la industria impulse al deporte, realizando las inversiones requeridas. Si esperamos a que el Ministerio de Deportes o el Gobierno les pague la carrera, pasará lo que con Karen: La inversión será demasiado alta, no se la realizará y el deportista que estaba bien encaminado, empezará a encontrar las primeras trabas. Karen reúne todas las condiciones como deportista y esperamos que logre su clasificación a Tokyo en 50 y 100 libre”.

Expertos 6.  BOLIVIANOS CAMPEONES

La Paz – Bolivia.

Beatriz Villa-Gómez C. – NEOCOM S.R.L.

Compartir