Grover Echavarría

Los deportistas de oro de Grover Echavarría:

Rodolfo Aliaga, Armin Franulic, Cornelio “Jimmy” Yapura y Hugo Dellien

No sólo sigue y transmite acontecimientos deportivos, sino que también se desempeñó como deportista y, en la mayor parte de las disciplinas, con el propósito de conocer las reglamentaciones que le permitan un mejor trabajo profesional. Con un programa deportivo de radio que ya celebró sus Bodas de Oro y que va por más, Grover Echavarría es voz autorizada a la hora de nombrar a algunos de los grandes deportistas de la historia de Bolivia.

Desde su domicilio ubicado en las faldas de los cerros del barrio de Achumani, don Grover Echavarría Pozo recuerda que su afición por el relato deportivo se remonta a las aulas escolares del Colegio Franciscano de la ciudad de Potosí, donde –y a través de las ondas cortas– seguía con particular entusiasmo las transmisiones del fútbol argentino. Paralelamente, su infancia fue una etapa marcada por la acción, pues practicaba distintas disciplinas deportivas.

“El fútbol es el deporte que más he practicado y más he disfrutado; creo que, en la mayor parte de los casos, los niños nacemos amarrados a un balón. Yo no fui la excepción; al contrario, fui un fanático”, destaca.

Compartiendo sus principales intereses y actividades con su hermano Remberto (+), el joven potosino, tras la aventura de realizar un programa radial, incursionó en el relato deportivo, apoyado por una radioemisora de la Villa Imperial.

Encaminado ya en esta actividad y de manera accidental, nuestro entrevistado no tardó en abrirse nuevas puertas en el centro minero Catavi durante un viaje realizado por motivos familiares, en el cual se le presentó una oportunidad que fue bien aprovechada. “Me pidieron que transmitiera un partido interdepartamental que se iba a jugar, me animé a hacerlo y tuve la fortuna de que mi trabajo fue del agrado de todos. A reglón seguido, recibí una oferta económica bastante tentadora para ese tiempo, hecho que me llevó a pensar que mi afición podía convertirse en mi actividad profesional”.

Grover Echavarría se mantuvo por un año en la localidad de Catavi, acaparando –mediante sus emocionantes relatos–, el interés de los campamentos y familias mineras en su conjunto. En una época posterior al llamado “auge minero” (1900 – 1940) y previa a la histórica “Masacre de San Juan” (1967), don Grover también tuvo la oportunidad de compartir en esa región con locutores de renombre de todo el país, mismos que impulsaban el fervor deportivo de los habitantes del suelo estañífero de Bolivia.

“Ra-ra-ra Radio Deporte”

1961 fue el año en el que el joven periodista dio el gran salto a La Paz. Hace seis décadas su vida dio un giro definitivo porque a los tres años de permanencia en la sede de gobierno, un 5 de mayo de 1963, Grover y Remberto Echavarría fundaron el afamado y aún vigente programa “Radio Deporte”. “Al principio fue difícil porque debíamos competir con voces consagradas que captaban la atención de la audiencia de ese entonces. Poco a poco nos fuimos haciendo espacio, sin imaginar que el programa llegaría a permanecer 57 años al aire”. 

Grandes sucesos marcaron esta historia. El primer gran hito de la carrera profesional de los hermanos Echavarría fue el Torneo Sudamericano de Fútbol de 1963, desarrollado en Bolivia en calidad de anfitrión. El sonado evento los animó a fundar “Radio Deporte”, espacio que les permitió trabajar con absoluta libertad e independencia y que, por tanto, les dio la oportunidad de imprimirle un sello propio.

Transcurridas tres décadas, vivieron un segundo hito: el Campeonato Mundial de Fútbol de Estados Unidos que se llevó a cabo en 1994, al cual los hermanos asistieron acompañando a la Selección boliviana.

“Para ese entonces ya había estado en otros mundiales, había transmitido muchos partidos desde todos los países sudamericanos, fundamentalmente versiones de la Copa América. Siempre me preguntaban qué me faltaba en la carrera profesional que había abrazado, a lo que yo respondía: ‘Ir a un torneo mundial acompañando a la Selección boliviana’. Este sueño se hizo realidad el ’94, y definitivamente fue un acápite sobresaliente porque fue algo especial estar en la inauguración en la ciudad de Chicago, acompañado por la presencia de miles de hinchas bolivianos que poblaron la mitad de un estadio con capacidad para cincuenta mil personas, entre los compatriotas que se habían trasladado apoyando a la Selección y los residentes que se reunieron en ese escenario deportivo; teníamos la impresión de que estábamos en casa”, recuerda el especialista.

Finalmente, don Grover hace referencia a un tercer hito de su carrera como periodista deportivo, mismo que también está relacionado a lo acontecido con Bolivia en materia de fútbol, en plena década de los 90. “Nunca olvidaré el día en que Bolivia jugó aquí frente al Brasil y le ganó 2 a 0 en las Eliminatorias de 1993, quitándole el invicto que había mantenido hasta ese momento en más de 31 partidos internacionales. Un triunfo realmente extraordinario que los bolivianos vivimos y disfrutamos de una manera indescriptible y, hasta el momento, irrepetible”.

Del fútbol al golf, pasando por el tenis de mesa

Grover Echavarría no sólo se desarrolló por décadas como uno de los periodistas deportivos más reconocidos y representativos del país, sino que tuvo la oportunidad de practicar casi todas las disciplinas deportivas, lo cual le permitió conocer mejor sus reglas, particularidades y secretos.

“De chico practiqué fútbol y también fui parte del seleccionado del colegio; más adelante llegué a ganar varios títulos de tenis de mesa, en el marco de las competencias que se llevaban a cabo entre periodistas deportivos. Y convencido de que la mejor manera de conocer a profundidad una disciplina deportiva es ejercitándola, me animé a practicar casi todos los deportes, especialmente aquellos en los que incursioné como relator”.

Como narrador, su primera experiencia estuvo ligada al baloncesto. De manera imprevista, surgió la urgencia de que Grover reemplazara a su hermano Remberto, quien ya tenía recorrido en esta actividad y a quien se le había presentado un problema familiar. “Me lancé a la piscina y descubrí una nueva afición. Además de disfrutar plenamente del relato de los partidos de básquet, descubrí que en ellos uno puede rendir de mejor manera y auto juzgarse, ya que al ser una disciplina deportiva muy rápida y enérgica, el relato obedece a matices y características muy particulares”.

A partir de ese episodio, Echavarría le sacó partido a su voz, a su elocuente relato y a su natural talento, justamente en una época dorada del básquetbol paceño que por muchos años se mantuvo como el segundo deporte en importancia y popularidad en nuestro medio.

“El entonces coliseo de la calle México se llenaba de tope a tope durante jornadas realmente inolvidables”, recuerda con un toque melancólico en su voz.

Los grandes de Grover Echavarría

Si bien una parte importante de la carrera de Grover Echavarría estuvo ligada al fútbol y al baloncesto, la actividad periodística de “Radio Deporte” abarcó mucho más en un lapso de por lo menos veinte años: automovilismo, boxeo, atletismo, etc.

Precisamente a partir de esta experiencia como testigo vivencial de una parte significativa de la historia del deporte en Bolivia, Grover Echavarría Pozo es voz autorizada a la hora de nombrar a algunos de los grandes campeones bolivianos:

El básquetbol paceño vivió su época de oro durante las décadas de los 50’s y 60’s, desde un Club Ingavi invencible que consiguió 15 títulos consecutivos de la Asociación de Básquetbol de La Paz, además de diez títulos nacionales.

En ese marco de alta y sana competencia, grandes figuras deportivas lucían su destreza en cada encuentro. Sin embargo, Grover Echavarría destaca un nombre y lo coloca en el podio por su ejemplar carrera deportiva: Rodolfo Aliaga.

“Aliaga se formó deportivamente en las aulas escolares y fue estrella del Club Ingavi y de la Selección boliviana. Un hombre correcto, disciplinado, elegante en su rendimiento, completo. Aunque el básquet era un deporte amateur, él lo practicaba con un profesionalismo extraordinario. En el Aniversario Nº 50 de ‘Radio Deporte’ destacamos a las figuras más importantes que habían pasado por los escenarios deportivos, y Rodolfo Aliaga fue uno de los emblemas distinguidos”.

Pasando a otras esferas, por muchos años la actividad de “Radio Deporte” también estuvo estrechamente ligada al automovilismo, a transmisiones de premios nacionales o circuitos cerrados. En ese marco, Echavarría coloca en un sitial especial al corredor Armin Franulic, múltiple ganador de torneos y competencias nacionales. “Considero que Franulic es el más premiado de todos los automovilistas bolivianos y protagonista de una época en la que el deporte de la tuerca acaparaba la atención de multitudes; solía llenar de gente todos los escenarios donde se corría y esos escenarios se situaban en todos los caminos del país. Las carreteras se veían rodeadas de público y nosotros nos apostábamos en los cerros aledaños a las vías de las carreras para gozar de un espectáculo fuera de serie”.

Asimismo, la historia del programa deportivo citado coincide con la época dorada del boxeo en Bolivia. En este contexto, Echavarría recuerda a un deportista ejemplar y de altísimo rendimiento que popularizó el boxeo en Bolivia, llenando el coliseo de la calle México “Julio Borelli Viterito” y acaparando la sintonía de miles de radioescuchas. Su aporte al deporte nacional y su gran resonancia internacional, hoy se encuentra descansando en el baúl de los recuerdos. Cornelio “Jimmy” Yapura es el nombre de este ídolo popular de la década de los 60’s.

Finalmente, nuestro entrevistado se refiere al deportista del momento, Hugo Dellien. “Dellien es un muchacho que nos está dando muchas alegrías a los bolivianos; es sin duda el mejor representante que tenemos en el tenis y en el deporte actual, pues está compitiendo a nivel internacional y está considerado entre los cien mejores profesionales de este rubro. Es un deportista que sigue en competencia y que todavía puede dar mucho al combinar armónicamente su calidad como deportista con su calidad humana”, concluye el experto.

Expertos 1.  BOLIVIANOS CAMPEONES

La Paz – Bolivia.

Beatriz Villa-Gómez C. – NEOCOM S.R.L.

Compartir